Organiza un campeonato de béisbol

Cuando más largas son las tardes, más tiempo tenemos para estar fuera de casa y aprovechar al máximo cada hora extra. Haz que los amigos de tus hijos se unan a un campeonato de béisbol y cambia los miembros de cada equipo cada semana para que no se vuelva demasiado competitivo. (También es una buena excusa para quedar con el resto de padres a tomar un café en el parque.)

Qué necesitas:

  • Dos equipos de nueve niños, o una cantidad lo más aproximada posible
  • Cuatro bases (pueden ser unas chaquetas)
  • Bate y pelota de béisbol

Qué hay que hacer:

  1. Organiza dos equipos de nueve jugadores.
  2. Cada equipo escoge un turno: un equipo batea y el otro intercepta.
  3. El lanzador se coloca en el montículo de lanzador y lanza la pelota al bateador sin levantar el brazo por encima del hombro.
  4. Si el bateador golpea la pelota, entra en la jugada.
  5. El bateador debe correr a la primera base.
  6. El bateador queda eliminado si falla tres bateos, si el jugador que intercepta llega a la base antes que él o si intenta ocupar una base ya ocupada por otro bateador.
  7. Las carreras se puntúan por cada bateador que haya recorrido todas las bases.
  8. Cada entrada del equipo bateador dura hasta que el equipo contrario registre tres “fueras”.